FASCITIS PLANTAR Y ESPOLÓN CALCÁNEO: SOLUCIÓN CON TRATAMIENTO CONSERVADOR.

 

 

La fascitis plantar constituye un trastorno doloroso, ciertamente frecuente entre la población. Si bien su incidencia es claramente superior entre determinados deportistas, cada vez se dan más casos entre la población no deportista. La causa más común de dolor en el talón es la fascitis plantar o inflamación de la fascia. Es un problema que afecta con más frecuencia el talón (aproximadamente en el 80% de los casos) y en ocasiones afecta al arco plantar o incluso a ambos.

 

-¿Qué es la fascia plantar?

 

La fascia plantar es un tejido fibroso grueso y tenso situado en la planta del pie, se inserta en el hueso del talón o calcáneo y se despliega hacia delante para anclarse en la base de los dedos. Su  función es mantener la curvatura longitudinal de la bóveda plantar, amortiguar las fuerzas que se ejercen sobre la misma y transmitir estas fuerzas de tensión desde los gemelos de la pantorrilla hasta los dedos.

 

-¿Qué es la fascitis plantar?

 

El dolor del talón es un síntoma frecuente cuyas causas son múltiples. Dicho dolor puede ser consecuencia primero de una irritación y luego de una inflamación del tejido que recubre la planta del pie a nivel de la tuberosidad antero-interna del talón, recibiendo el nombre de fascitis plantar. Si esta situación anómala no se corrige y se prolonga en el tiempo, supera la capacidad del organismo para repararse, provocando una degeneración de las fibras de colágeno causada por repetidos microtraumatismos, llevándonos a una situación dolorosa, crónica e invalidante. Se caracteriza por dolor severo en la parte inferior del  talón, que se agrava por la carga de peso. Esta fascitis se convierte así de forma progresiva en espolón, en más del 60% de los casos.

 

-¿Cuáles son las causas de la fascitis?

 

A medida que la persona envejece, la fascia plantar pierde su elasticidad y se parece más a una cuerda que no se estira muy bien. La causa más común de Fascitis Plantar se relaciona con un defecto en la estructura del pie, aquellas personas que tengan problemas con los arcos de los pies, ya sean pies planos o arco demasiado pronunciado; el uso de un calzado con poca amortiguación sobre superficies duras y planas; las personas con sobrepeso, de sexo femenino o de más de 40 años de edad que permanecen largas horas de pie y/o deambulan durante mucho tiempo; movimientos bruscos y repetitivos; los atletas, en especial los que realizan footing, los corredores y los saltadores.

 

-¿Cuáles son los síntomas más frecuentes?

 

El síntoma primario es el dolor localizado en la parte interna del talón que puede irradiarse hacia el borde interno del pie. Generalmente es más severo durante los primeros pasos al levantarse de la cama, mejorando al caminar y con ejercicios de estiramiento, pero reapareciendo de nuevo el dolor tras un periodo de descanso y el posterior inicio de la deambulación. En ocasiones dicho dolor se reproduce al colocarse de puntillas. Los casos más severos pueden presentar dolor continuo hasta la noche.

 


-¿Qué es el espolón calcáneo?

 

El espolón calcáneo es una protuberancia ósea que se localiza en el hueso del talón llamado calcáneo. Cuando el proceso inflamatorio de la Fascitis Plantar no es tratado convenientemente y se mantiene en el tiempo, o se cronifica,  se pueden originar cambios degenerativos en el origen de la fascia plantar en más del 60% de los pacientes. Estos procesos degenerativos y la tracción continuada que ejerce la fascia sobre el hueso son los responsables de la calcificación del origen de la fascia o espolón calcáneo. El espolón es un fenómeno secundario de la Fascitis Plantar y no el origen del dolor.

 

Sólo quien ha sufrido un espolón en el talón sabría decirnos lo molesto y doloroso que es. El principal síntoma es el dolor al apoyar el pie, unos pinchazos que nos impedirán andar con normalidad. Los dolores son más comunes al iniciar la marcha, es decir tras largo periodo de reposo.

 

Existen tratamientos hoy en día que dan solución a los dolores y a la incapacidad funcional provocado por la Fascitis Plantar y, sobre todo, por el Espolón Calcáneo cuando los tratamientos convencionales no resultan eficaces. Ejemplo de ellos es la bio-estimulación mediante láser. En concreto se trataría de una forma muy específica de usar la magnetoterapia y la laser-terapia entre otros métodos. El objetivo de esta terapia es disminuir el dolor y la inflamación, evitando una mayor degeneración de los tejidos, y restablecer el equilibrio del sistema músculo-esquelético; de esta manera se conseguiría una disminución del dolor en la gran mayoría de los pacientes tratados desde la primera sesión, consiguiendo una mejora en la calidad de vida. Este es el principio desde el que partimos para mejorar la calidad de vida del paciente y permitir paulatinamente que la actividad física ligera signifique un efecto positivo del cuerpo y no una sobrecarga dolorosa.