Contractura muscular, dolor y masaje

¿Qué es la contractura muscular?

La contractura muscular es una contracción constante e involuntaria del músculo o de algunas fibras musculares, que permanecen en ese estado incluso en los periodos de descanso.

Se produce un aumento continuado  del tono muscular, por diversas causas,  que provocan a su vez una disminución del movimiento y de la circulación sanguínea local, acumulando toxinas en la zona. Esta presencia de toxinas o metabolitos de desecho provocan mayor presión entre las fibras, y a su vez, mayor dolor con el consecuente aumento otra vez del tono muscular, cerrando un círculo vicioso que es imprescindible interrrumpirlo para la recuperación.

Causas

Las causas más comunes de contractura muscular son:

Esfuerzos laborales y posturas estáticas mantenidas, movimientos repetidos.

  • Ejercicio desacostumbrado o excesivo.
  • Traumatismos.
  • Alteraciones estructurales y lesiones de la columna vertebral.
  • Microroturas en actividad física deportiva.
  • Sedentarismo.
  • Frío, corrientes de aire, aires acondiconados…
  • Mecanismo de defensa o contracción antiálgica (  en presencia de hernia discal, protusión, atrapamientos nerviosos, lesiones articulares…)
  • Tensión emocional, estress, ansiedad.
  • Reflejos viscerales.

Síntomas y consecuencias

La sintomatología más característica de esta lesión es el dolor, el paciente puede palpar en la zona de dolor un abultamiento, nudo  o endurecimiento del área dolorosa, acompañado de limitación en el movimiento articular.

Algunas veces, y dependiendo del lugar de la contractura, el paciente puede notar, hormigueo, dolores de cabeza y mareos.

La consecuencia más directa es la limitación de movimiento, lo que nos obliga a sobrecargar zonas sanas para compensar el esfuerzo.

Si una contractura muscular no se corrige, a partir de la 3º semana ya provoca daño en las fibras nerviosas que inervan ese músculo, afectando a más tejidos y aumentando el círculo vicioso.

A largo plazo, una contractura no corregida, nos puede obligar a adoptar malas posturas de una forma reiterada, deformando la columna vertebral y atrofiando o debilitando la musculatura paravertebral.

Masaje y contractura

El masaje  es el método terapéutico imprescindible para que desaparezca la contractura, para normalizar la situación del tejido, también es cierto que en muchas ocasiones no es suficiente.

La combinación de la terapia láser combinada con el masaje terapéutico ofrece una solución más rápida a la ruptura del circulo vicioso donde el tejido músculo-nervioso está atrapado.

El efecto antiinflamatorio, antiedematoso y antiálgico del láser, junto con los efectos beneficiosos del masaje como aumento de la circulación sanguínea, estimulación del sistema inmune, mejora de la nutrición, desintoxicación celular, relajación del sistema nervioso, etc.; consiguen solucionar la lesión de forma rápida y eficaz.

Con una combinación muy concreta de la terapia láser combinada y el masaje terapéutico, conseguimos eliminar la contracción constante del músculo o fibras musculares, aumentando el movimiento e incrementando la circulación sanguínea para que arrastrar las toxinas celulares y disminuir el dolor, con la consiguiente recuperación funcional.