Bursitis,  trocanteritis y dolor lateral de la cadera.

-¿Qué es la trocanteritis?

En el cuerpo humano tenemos unas membranas llamadas bursas o bolsas sinoviales rellenas de líquido sinovial, con la función de proporcionar una especie de almohadilla lubricante entre huesos, tendones y/o músculos que están alrededor de una articulación, y evitar la fricción o el rozamiento entre estos. La función de la bursa es la de proteger y permitir el libre movimiento de la articulación.

Así, por definición, la trocanteritis es la inflamación o irritación de las bolsas serosas que están en la parte superior y externa del fémur o hueso largo del muslo que se articula con la cadera. ( Aunque según el último estudio de Hughes S, presentado en The British Orthopaedic Association Congreso 2012., en Manchester, no encontró inflamación alguna de la bursa en los pacientes diagnosticados de trocanteritis o bursitis trocantérea).

 

 -Incidencia.

La trocanteritis es la causa más frecuente de dolor procedente de la articulación de la cadera, desgraciadamente suele pasar inadvertida y la diagnostican como coxalgia inespecífica, principalmente en pacientes de más edad con artrosis de cadera e irradiación del dolor.

La trocanteritis puede ocurrir a cualquier edad adulta, pero la mayoría de pacientes son mujeres con cierto grado de obesidad, empezando generalmente sobre los 40-60 años.

En el campo deportivo suele afectar a deportes de contacto (porteros de fútbol, artes marciales…) y a los corredores de fondo entre otros.

 

-Causas.

 

Obviando las discrepancias anteriores, en lo que sí están de acuerdo, es en las causas de la lesión. La causa más importante es la fricción del tendón de la fascia lata durante los movimientos de flexión y extensión de cadera, debilidad del músculo glúteo mediano, traumatismos repetitivos, deportes de contacto (porteros de fútbol), provocando una irritación de la/s bursas del trocánter mayor ( parte superior y externa del fémur), como les ocurre a los corredores ( de media maratón y maratón) al correr sobre superficies inclinadas..

Otra causas son la cirugía lateral de la cadera, diferencia de longitud entre las extremidades inferiores, artrosis articulares ( cadera, rodilla, pie, sacro, columna lumbar), también puede aparecer después de una prótesis de cadera, traumatismos de caídas sobre la cadera ( sobre todo en personas menos activas), malas posturas al estar sentado, al trabajar y al practicar deportes ( también en personas poco activas); sobreuso de la articulación como ocurre en los deportistas y bailarines de ballet, patología degenerativa del disco intervertebral en la columna lumbar, dolor mecánico de la espalda, espondiloartrosis de la columna lumbar, obesidad, fibromialgia, amputación de miembros inferiores.

 

-Síntomas.

 

Como en la mayoría de afecciones hay que diferenciar trocanteritis aguda de trocanteritis crónica.

En estado agudo los síntomas suelen ser sensibilidad, dolor local, hinchazón, enrojecimiento, calor, dolor lateral del muslo, cojera, dificultad para sentarse,agacharse, cruzar las piernas, subir o bajar escaleras, subir cuestas, problemas para dormir si dormimos de lado apoyándonos sobre el lado afecto.

En estado crónico, aparte de los síntomas anteriores, hay que añadir debilidad motora y atrofia o debilidad muscular, limitación del movimiento y mayor hinchazón.

La radiografía no nos da muchos datos al respecto aunque es necesaria, en cambio la resonancia magnética nos da mayor información sobre las zonas que están afectadas para que el tratamiento de fisioterapia sea lo más preciso y localizado posible, también la ecografía es importante en el diagnostico de la lesión.

 

-Consejos.

Hay que tener siempre presente que con dolor no se deben hacer ejercicios ni estiramientos, y que el reposo absoluto nos va a empeorar el cuadro de lesión.

Cuando se tiene dolor hay que ponerse en manos de un profesional cualificado.

Hasta que el dolor desaparece se debe evitar las actividades que nos creen la irritación dolorosa como subir escaleras, subir cuestas, dormir de lado apoyándonos sobre el lado lesionado, evitar movimientos repetitivos, evitar ciertas formas de sentarse sobre la silla, procurar no caminar sobre superficies muy inclinadas ( ojo con caminar en la playa cuando la entrada al mar no es llana y tiene mucha inclinación), etc.

Cuando hemos controlado el dolor es necesario fortalecer, también sería aconsejable ciertos estiramientos pero sin forzar y sin rebotar, ya que el cartílago podría sufrir.

En la mayoría de ocasiones, cuando decidimos ponernos en manos de un profesional cualificado, nuestra lesión de cadera está en estado crónico. Por eso es importante que el manejo del dolor articular debe tener como meta un control adecuado del dolor que evite sus consecuencias fisiológicas y psicológicas, al tiempo de permitir al paciente mejorar su calidad de vida.

Existen tratamientos de hoy en día que dan solución a los problemas que ocasionan los dolores de cadera cuando los tratamientos convencionales fallan.

Desgraciadamente, cuando las molestias empiezan a aparecer, en general sobre 40 – 50 años, no le damos la importancia suficiente, pensamos que ya se irá como ha venido, o creemos que con unos antiinflamatorios que nos quitan el dolor, nos van a permitir llevar una vida normal sin reparar en las cuestas y escaleras que subimos; sin tener en cuenta cuál será el estado de nuestra cadera dentro de 15 años.

El uso concreto y preciso de la bio-estimulación mediante láser y magnetoterapia entre otros, no sólo va a corregir el estado de inflamación articular, disminuyendo el dolor y mejorando la capacidad funcional de la articulación, sino que va a alargar la vida de la articulación, enlenteciendo su proceso degenerativo, y evitando en muchas ocasiones las infiltraciones con el consiguiente daño óseo que pueden provocar a medio y largo plazo,y las prótesis de cadera. Este es el principio desde el que partimos para mejorar la calidad de vida del paciente y permitir paulatinamente que la actividad física signifique un reforzamiento de la articulación y no una sobrecarga.

Para conseguir estos resultados es importante empezar el tratamiento cuanto antes.