Paciente de 69 años diagnosticado de degeneración en menisco interno, entra en consulta cojeando de la rodilla izquierda acusando un fuerte dolor en la parte interna de la misma rodilla, cada vez que apoya la pierna en el suelo.

El cuadro doloroso empezó unos meses antes; mientras subía una cuesta muy pronunciada, se cayó y apoyó todo el peso del cuerpo en la rodilla izquierda, en el momento le dolió un poco y según iba subiendo y bajando montes el dolor desapareció.

El paciente presenta inflamación y calor en la parte interna de la rodilla, con dolor a los últimos grados de flexión.

El paciente aporta Resonancia Magnética donde el diagnóstico dice: Intensos cambios degenerativos del cuerno posterior del menisco interno, quiste de Baker en vertiente interna, imagen correspondiente a contusión de meseta tibial interna.

Se le aplica 12 sesiones de tratamiento de fisioterapia que consiste en terapia láser combinada bioestimulante; con la 1ª sesión disminuye la inflamación y la cojera al caminar, desaparece el calor articular; con la 2ªsesión sigue disminuyendo la inflamación y existe una mínima cojera al caminar. A partir de esta sesión le recomiendo ejercicios específicos para degeneración en menisco interno ; con la 3ª sesión desparece la cojera; con la 4ª sesión desaparece por completo la inflamación, camina en llano sin ningún dolor. ; con la 5ª sesión el paciente empieza a fortalecer dentro del agua y a caminar en cuestas con apoyo de dos bastones tanto al subir como al bajar; con la 6ª, 7ª y 8ª sesión introducimos la natación excluyendo el estilo braza y mariposa, aumentamos el tiempo de subir y bajar cuestas desapareciendo el dolor por completo al caminar en monte.; con las últimas 4 sesiones, el paciente puede caminar 1 hora y media seguida ( tanto en llano como en cuestas) sin ningún dolor e inflamación, se le aconseja seguir con las pautas de natación y caminar en monte con dos bastones siempre que sea posible.

El paciente fue operado quirúrgicamente mediante artroscopia, varios años antes, de menisco en la otra rodilla, cuando se enteró que tenía degeneración en menisco interno de la rodilla no operada acudió a Fisioláser porque no quería volver a pasar por una artroscopia.