Varón de 41 años diagnosticado de protusión discal L3-L4, L4-L5 y L5-S1, aparece en consulta con dolor en zona lumbar que irradia por la pierna derecha, con dolor localizado en rodilla, gemelo y talón derecho.

El episodio doloroso empezó hace 4 años, después de una artroscopia de menisco en rodilla derecha, donde primero empezó a doler la rodilla, después la pierna y por último la columna lumbar. Ha recibido tratamiento fisioterápico en la mutua de salud pero no ha tenido evolución positiva. Ha tenido un crisis de inflamación, dolor e impotencia funcional en columna lumbar muy fuerte 2 años después de la artroscopia de menisco en rodilla derecha.

El paciente presenta importante inflamación en la zona lumbar con pseudoacortamiento de miembro inferior derecho, manifestándose con fuerte dolor en columna lumbar y pierna derecha cuando está mucho tiempo de pie quieto ( bipedestación prolongada) y cuando camina en terreno llano y a poca velocidad; alguna vez el dolor le irradia por la ingle derecha.

El paciente aporta Resonancia Magnética donde se le diagnostica protusiones discales L3-L4, L4-L5 y L5-S1. Hipertrofia de articulaciones interapofisarias y ligamentos amarillos de L4-L5. Deshidratación discal L3-L4 y L5-S1.

Se le aplica tratamiento de fisioterapia que consiste en terapia láser combinada bioestimulante; con la 1ª sesión le disminuye el dolor irradiado de la pierna derecha; con la 2ª sesión le desaparece el dolor de la pierna; con la 3ª mejora el dolor de la columna lumbar; con la 4ª sesión hay una gran disminución de la inflamación y el dolor en columna lumbar, mejorando notablemente la flexibilidad y movimiento de la columna vertebral.