Paciente de 25 años entra en consulta caminando con dos muletas en completa descarga del miembro inferior izquierdo. La rodilla izquierda presenta tumefacción, limitación del 50% en el movimiento de flexión, maniobras meniscales positivas, dolor al valgo de rodilla,  dolor nocturno,dolor al apoyo, derrame articular, prueba del cepillo dolorosa.

La paciente aporta informe de Resonancia Magnética con diagnóstico de edema óseo en meseta tibial externa secundario a contusión sin aparente línea de fractura. La paciente sufrió un fuerte golpe directo en accidente de tráfico.

Se le aplica terapia láser combinada bioestimulante en rodilla izquierda; con la aplicación de la 1ª sesión desaparece el dolor nocturno; con la 2ª sesión apoya miembro inferior izquierdo; con la 3ª sesión empieza a caminar; con la 5ª sesión recupera completamente  todo el movimiento de la flexión articular; con la 7ª sesión camina normal sin muletas; con la 10ª sesión realiza vida normal y se le da el alta. Se le aplica las 10 sesiones de terapia láser combinada bioestimulante consiguiendo una recuperación total de la función articular en un periodo de 2 meses.

Se le aconseja no realizar saltos, evitar golpes directos e indirectos y no realizar sentadillas.