Paciente varón de más de 40 años, corredor, nadador y ciclista, acude al centro de fisioterapia con dolor en el lateral de la rodilla y ruido articular, al caminar y bajar escaleras con irradiación del dolor al muslo.

El paciente está diagnosticado según RM ( resonancia magnética) de condromalacia rotuliana grado IV.

El dolor empieza a disminuir a partir de la 2ª sesión; a partir de la 4ª sesión le desaparece el dolor al bajar escaleras, mejorando la función articular junto con la consecuente mejora en la calidad de vida del paciente.

A partir de la 6º sesión empieza a correr y montar en bici, de forma que incrementa los tiempos de ejercicio físico de forma progresiva,  hasta llegar a 2 horas y media seguidas de práctica deportiva, sin notar molestia alguna.

Es destacable la efectividad del tratamiento combinado láser bioestimulante en tan severa patología degenerativa, no sólo por el tipo de tejido afectado, sino también por la severidad.

Durante el tratamiento se respetó en todo momento la regla del no dolor.