¿Qué es el tendón del supraespinoso?.

El tendón del músculo supraespinoso forma parte de un grupo de tendones imprescindibles para la elevación y rotación del brazo llamado manguito de los rotadores, formado por los tendones de los músculos supraespinoso, infraespinoso, subescapular y redondo menor.

El origen anatómico del músculo del supraespinoso es la fosa supraespinosa del omóplato, y su inserción es el troquiter del húmero.

El supraespinoso colabora con otros músculos en la realización de distintos movimientos del hombro, la mayor colaboración la tiene con el músculo deltoides en los primeros 90º de abducción o elevación lateral.

Causas.

Hay dos tipos de causas responsables en la rotura del tendón:

  •  Causa degenerativa. El inicio precoz de la degeneración está provocada por una mala vascularización del tendón cercano a su inserción. Se produce una tendinosis o degeneración del tendón ( antiguamente conocido como «tendinitis», donde los estudios nos han mostrado que no existe la inflamación del tendón, sino que existe una degeneración), con alteraciones en el proceso de cambio del colágeno. Pueden aparecer calcificaciones o depósitos de calcio con problemas en la bolsa serosa pudiendo acabar en rupturas de tendón.  La rotura degenerativa del tendón está íntimamente ligada a los microtraumatismos repetitivos y a la edad del paciente.
  • Causa traumática. La rotura aguda del tendón del supraespinoso se produce por una caida con el brazo extendido.

Las roturas o desgarros del tendón del músculo supraespinoso, tanto parcial como total, pueden producirse por movimiento brusco o violento en los lanzamientos que se realizan por encima del hombro, como en  waterpolo, balonmano, tenis, baloncesto, rugby, lanzadores de peso, jabalina, etc.

Síntomas.

En las fases iniciales de causa degenerativa se puede presentar de forma asintomática, en las siguientes fases las manifestaciones clínicas pueden ser limitación de la movilidad,debilidad,  dolor en los últimos grados de movilidad y dolor nocturno.

Los síntomas de dolor intenso y limitación del movimiento aparecen súbitamente después de una caída con el brazo extendido.

En las fases iniciales de rotura degenerativa, las radiografías convencionales suelen ser normales, para un correcto diagnóstico se utilizan las Resonancias Magnéticas y Ecografías.

Tratamiento.

En este tipo de patologías siempre hay que intentar solucionarlas en primer lugar con tratamientos conservadores, no invasivos e indoloros.

Con la aplicación de la terapia láser combinada bioestimulante se consigue la reducción y eliminación del dolor, la recuperación del movimiento y debilidad; aumentando el desarrollo de los distintos músculos con los que colabora el supraespinoso y mejorando la vascularización en las zonas defectuosas del tendón, consiguiendo enlentecer el proceso degenerativo causante inicial en la mayoría de las roturas parciales o totales del tendón del supraespinoso.

Se consigue alargar la vida de la articulación en condiciones óptimas de movimiento y dolor  evitando el paso por operación quirúrgica.