Paciente de 63 años diagnosticada de rotura  del tendón del supraespinoso acude al centro de fisioterapia con dolor intenso e irradiación hasta la mano tanto nocturno y diurno ( sobre todo cuando quiere poner la mano detrás de la cabeza y detrás de la espalda), presenta una limitación global  del 80% en el movimiento del hombro.

La paciente aporta informe de ecografía, con diagnóstico médico de  rotura completa del tendón del supraespinoso con distancia entre los extremos de 8 mm., junto con bursitis subacromiosubdeltoidea.

Se le aplican 9 sesiones de fisioterapia bioestimulante combinada con láser.

Con la 1ªsesión le disminuye el dolor nocturno y diurno; con la 2ªsesión le desaparece el dolor nocturno y sigue disminuyendo el dolor diurno, recupera la movilidad completa de la rotación interna; con la 3ªsesión sigue disminuyendo el dolor y recupera el movimiento completo de flexión ( levanta el miembro superior hacia adelante y arriba); con la 4ªsesión puede poner el brazo en cruz: con la 6ª sesión puede subir el brazo lateralmente hasta tocarse la oreja, la rotación externa es dolorosa en sus últimos grados; con la 7º sesión ha desaparecido por completo el dolor y ha recuperado la totalidad del movimiento.

Le recomiendo al paciente no coger pesos, dormir en una concreta posición, evitar las corrientes de aire y aires acondicionados, y desde la 2ª sesión le indico ejercicios específicos diarios para la recuperación del tendón del supraespinoso respetando siempre la regla del no dolor.