Mujer de  62 años, en lista de espera para operación quirúrgica de rodilla, presenta dolor intenso zona anterior e interna de la rodilla al subir y bajar escaleras, al levantarse de la silla o cama, y al caminar más de 10 minutos.

La paciente, diagnosticada de degeneración cartílago tibial y rotura degenerativa de cuerno anterior en menisco interno, nota disminución del dolor desde la primera sesión, incrementando el nivel de su actividad física al tiempo que va desapareciendo el dolor  hasta su completa eliminación.

Después de 9 sesiones, el traumatólogo no considera necesario operar.