¿Qué es el Neuroma de Morton?.

El Neuroma de Morton también conocido como neuroma plantar o neuroma interdigital es un engrosamiento con destrucción fibrosa del nervio interdigital, acompañado de una degeneración nerviosa con adelgazamiento de algunas capas del nervio. Normalmente se localiza entre el 3º y 4º metatarsiano del pie aunque también se puede encontrar entre el 2º y 3º dedo.

Esta lesión es más frecuente en mujeres y aunque puede presentarse a cualquier edad, cada vez es mayor la presencia del Neuroma de Morton en hombres jóvenes que realizan determinados deportes.

 

Causas.

Es más probable que se produzcan lesiones en los lugares donde el sistema nervioso se ramifica, uno de estos lugares es la unión de los nervios plantares lateral y medial a su paso entre los dedos del pie tercero y cuarto impidiéndole el deslizarse libremente. Si se traumatiza, como ocurre en la extensión forzada en la parte anterior del pie por llevar continuamente zapatos de tacón alto, se puede producir un neuroma.

Las causas del neuroma de Morton pueden ser mecánicas, uso de calzado estrecho y tacón, pronación brusca del pie al caminar o correr, acortamientos musculares de la parte posterior de la pierna, deformidades del pie, deportes de impacto o aquellos que usan calzado ajustado como escalada y esquí.

 

Síntomas.

 

El síntoma más común es el dolor localizado en la cara plantar del pie entre la cabeza de los metatarsianos, suele ser progresivo.

Se puede caracterizar como dolor punzante, quemante, calambres, sensación de descarga eléctrica u hormigueo, picor, que empeora con el tiempo. En ocasiones el paciente siente que tiene una arruga en el calcetín o como si estuvieras parado sobre una piedra.

El dolor afecta a la parte anterior del pie en contacto con los dedos del neuroma, se acentúa después de estar un rato de pie o después de practicar actividades que aumentan la extensión de los dedos como caminar, baloncesto, voleibol, ballet, jugar al fútbol o al rugby con calzado de tacos, o usar zapatos de tacón también acentúan los síntomas. El dolor por la noche es poco frecuente.

 

 

Debido a la peculiar estructura anatómica se puede intentar prevenir usando calzado cómodo y ancho para que se muevan libremente a lo ancho los dedos de los pies; usar hielo después de actividad que genere sobrecarga de la zona, ejercicios de fortalecimiento, alimentos ricos en vitamina B12.

Con Terapia Láser Bioestimulante tratamos en primer lugar el marcado engrosamiento fibroso que provoca la degeneración nerviosa, para a continuación enlentecer la degeneración o adelgazamiento de las capas del nervio.

Al tiempo que la bioestimulación láser desinflama la zona, hay una disminución del dolor y las sensaciones anormales del pie, mejorando la recuperación funcional. Hay una disminución importante del engrosamiento que está provocando la degeneración y la presión del nervio.

Con terapia láser bioestimulante se trata al mismo tiempo la molesta sintomatología y la causa que la provoca.