Fisioterapia y rehabilitación láser

A nadie se le escapa el avance que se ha producido en la medicina actual con la incorporación del láser a los tratamientos médicos de las distintas especialidades, incluida la fisioterapia y la rehabilitación.

La palabra LÁSER es un acrónimo que traducido del inglés significa Luz Amplificada por la Emisión Estimulada de Radiación; sus efectos se pueden definir como una bio-estimulación mediante fotones de luz.

El centro de fisioterapia pionero de España en el uso del láser terapéutico desde hace 20 años se encuentra en Navarra. Con la apertura del nuevo centro Fisioláser en Logroño, los riojanos podrán beneficiarse de la proximidad a este efectivo tratamiento.

El resultado más evidente de la terapia láser combinada, consiste en la reducción y posterior eliminación de la sintomatología dolorosa y en la recuperación de la movilidad articular.

La bio-estimulación láser produce una marcada acción anti-inflamatoria, anti-edematosa y analgésica y, por tanto, se utiliza ampliamente en lesiones osteo-músculo-tendinosoligamentoso y en la inflamación de las estructuras nerviosas, donde se mejora significativamente la sintomatología dolorosa y la limitación funcional (potenciada por la sucesiva movilización). Estas afecciones agudas desaparecen más rápidamente con el tratamiento de laserterapia.

Además, este tratamiento produce una estimulación en los mecanismos y procesos naturales de regeneración de los tejidos y, por tanto, influye positivamente en la evolución de las artropatías degenerativas. Las afecciones crónicas requieren un tratamiento más prolongado y es aconsejable iniciar la terapia láser lo antes posible.

Durante los 60 minutos aproximados que dura el tratamiento, se respeta en todo momento la regla de: no dolor.

La eficacia del tratamiento es muy alta, siempre y cuando el paciente no haya sido operado quirúrgicamente de la articulación a tratar. En pacientes operados, la intensidad de la reacción estimulada por el láser es significativamente menor.

Por último, la terapia está indicada especialmente en el tratamiento de afecciones como: distorsiones, luxaciones, tendinitis, bursitis, meniscos, epicondilitis, hernias, calcificaciones, espolones, neuralgias, fisuras, artrosis…